Sí. El IRPH y la cláusula suelo están conectados. Y no es una conexión casual, ni tampoco inocua. Es otra consecuencia del intrincado diseño del IRPH. Aparentemente simple en su concepto pero indudablemente construido para favorecer a la banca.

Las características básicas del IRPH son: influenciable, parcial, endogámico y engañoso. Ahora vamos a dar otra vuelta de tuerca en la comprensión del funesto índice (para los clientes, para las entidades es todo un hallazgo). Se trata de la conexión entre el IRPH y la cláusula suelo.

Seguro que ya sabrán cómo se calcula el índice. Se forma con los datos que las entidades financieras facilitan al Banco de España. Estos datos consisten en los valores TAE (Tasa Anual Equivalente) de las hipotecas que conceden, tanto nuevas como renovadas. El valor TAE de una hipoteca es el coste anual de la misma independientemente de su plazo total. Y en su cálculo se incluye la tasa o tipo de interés nominal que, a su vez, se compone del índice de referencia más el diferencial pactado.

Llegados a este punto cabe preguntarse cuál es el coste de una hipoteca a la que le está siendo aplicada una cláusula suelo, es decir, durante aquéllos períodos en que la bajada del tipo de referencia hace que los recibos se calculen tomando el límite inferior pactado en la hipoteca. Como pueden deducir, el TAE de estas hipotecas no es inferior a la cláusula suelo. De hecho, es algo superior, por la proyección anual y el número de pagos (por ejemplo, un interés del 5% anual y 12 pagos mensuales tiene un TAE del 5,12%).

Por tanto, las hipotecas referenciadas al IRPH se ven afectadas por las cláusulas suelo que las entidades han impuesto a sus clientes. De este modo, el cliente que tiene una hipoteca con IRPH que no tiene cláusula suelo, realmente sí que soporta un límite inferior por debajo del cual el valor del IRPH no puede situarse. Desde luego, el cliente no es consciente de ello, ni la entidad financiera le habrá dado ninguna información al respecto.

La paradoja es que, ahora que los clientes están viendo cómo dejan de aplicarles la cláusula suelo y les devuelven su dinero (dicho sea de paso, estamos trabajando en diversas estrategias para que lo recuperen en su totalidad incluso aunque no sea revocada la doctrina del Tribunal Supremo), los clientes con IRPH no pueden recuperar nada, puesto que para eso tendría que recalcularse el índice con los datos bancarios corregidos, una vez eliminado el efecto que provocan en ellos las cláusulas suelo declaradas nulas.

Lo más grave del IRPH no es que sea influenciable, y, desde luego, ni nos planteamos que pueda considerarse por ello ilegal. Lo que deben asumir los Tribunales es que el IRPH es una trampa para los clientes, planificada por quienes tuvieron la idea de crear el índice, y de la que se benefician las entidades financieras de forma indebida, aprovechándose de la ignorancia de los clientes, alimentada por los bulos sobre la supuestas bondades del IRPH, de los que se hacen eco los círculos interesados.

Si necesita información adicional, puede solicitarla a Cláusula Suelo, a través de nuestro formulario de contacto, o de cualquiera de los otros medios de contacto que hemos puesto a su disposición y que puede consultar en nuestra página CONTACTA CON  NOSOTROS.